Sin categoría

Para entender un ecosistema, se debe saber que biotopo es aquella área o extensión, en donde se desarrolla la flora y fauna de uno, en otras palabras, es el hábitat donde se ubican de forma equilibrada animales y vegetales. En el caso de los ecosistemas acuáticos, el biotopo es cualquier cuerpo de agua de gran extensión, y que pueda albergar vida.

3

Los ecosistemas acuáticos, bien sea marinos, oceánicos, fluviales, lacustres, o afines, tienen como ley principal desarrollarse y depender exclusivamente del agua para su subsistencia. Por esta razón, son muy delicados con respecto a factores que inciden en el agua, como temperatura, salinidad, química o sustancias ajenas al agua. Por esta razón, la mano del hombre ha sido fatal en ellos, llegando a acabar con muchos.

Clasificaciones de los ecosistemas acuáticos

De primera mano, los ecosistemas marinos se han dividido desde el inicio de su análisis, en dos grupos fundamentales, que son aquellos dominados por el agua salobre, y aquellos cuerpos de agua dulces, cuya salinidad es casi nula (ningún cuerpo de agua tiene 0 salinidad). A partir de esta división, podemos ubicar algunos ecosistemas más variados ya que, en ambientes de agua dulce, se encuentran, por ejemplo, un estuario y un lago.

Ecosistemas de agua dulce

Como es bien sabido, los cuerpos de agua dulce son aquellos que encontramos dentro de los continentes, por supuesto con sus excepciones, cuya geología del sitio haya aumentado la salinidad de estos. Pero de forma general, los ecosistemas de agua dulce contienen grandes diferencias con respecto a los de agua salada, más allá de su salinidad.

1

Los ecosistemas de agua dulce pueden llegar a albergar una importante cantidad de vida, que puede incluso abarcar seres vivos que se encuentran fuera del cuerpo de agua. A los alrededores de un pequeño lago o río, pueden formarse congregaciones de plantas, cuya absorción de agua sea muy grande, y tengan que ubicarse en estas zonas, como ejemplo se pueden mencionar los chaguaramos en los llanos.

 

De igual forma, una gran cantidad de aves y mamíferos no acuáticos dependen de este tipo de ecosistemas. Esto los hace superiores a los terrestres, por lo menos, en biodiversidad. Con respecto a la variedad vegetal, es abundante en ciertos escenarios. Por ejemplo, en algunos casos, donde el cuerpo de agua tenga muy poca presencia animal, la vegetación será casi nula. En cuevas, las cuales anulan la iluminación solar, es muy escasa la vegetación.

Subgrupos de ecosistemas acuáticos dulces

Este grupo de agua dulce, se divide en varios subgrupos, que dependen de algunos factores clave

  • Humedal: Se puede considerar ecosistemas, pero varían con respecto a la época de sequía, pues son cuerpos de agua intermitentes, que se llegan a secar parcial o totalmente. Aun así, albergan gran cantidad de vida.
  • Lénticos: Aquí se clasifican aquellos cuerpos de agua que no poseen ningún movimiento, estáticos, que pueden o no ser alimentados por aportes externos de agua además de la lluvia o nivel freático muy alto. El ejemplo más destacable de esto son los lagos.
  • Lóticos: En este caso son lo contrario a los lénticos, pues se incluyen aquellos cuerpos en movimiento, cuya agua nunca quede estática, o por lo menos, durante muy poco tiempo. Este es el caso de los ríos o cualquier cuerpo fluvial.

Ecosistemas de agua salada

Tal vez sean los ecosistemas más importantes de todo el planeta, puesto que la vida inició a raíz de estos. Abarcan una biodiversidad gigantesca en comparación al resto, y debido a esto, la interacción de otros ecosistemas con estos, se lleva a cabo desde el inicio de la vida. Por ser tan grande su diversidad de seres vivos, pueden abarcar kilómetros. Pero por esta misma razón, al abarcar tanto volumen, llegan a ser los más afectados.

Los ecosistemas de agua salada llegan a ser tan diversos, que pueden existir algunos que el hombre no haya descubierto aún, y es que en las profundidades del mar se encuentran cada vez más seres vivos, animales, vegetales o incluso llegando a ser transicionales entre reinos, es decir, seres entre animal y vegetal.

2

Los océanos tienen la particularidad de tener un gradiente de profundidad versus cantidad de luz solar, es decir, después de cierta hondura la luz solar es prácticamente invisible. Pero para aquellos procesos que necesitan luz solar, como la fotosíntesis de algas u otra flora marina, los rayos solares con suficiente energía pueden llegar hasta 200 metros desde la superficie. A este factor se le llama zona fótica, y zona eufótica es donde la luz solar se reduce al 1%.

Subgrupos de ecosistemas acuáticos salados

Al igual que los ecosistemas de agua dulce, este grupo también se divide en subgrupos, que dependen de algunos factores críticos de estas zonas: Según la intensidad de la luz, se dividen en zona fótica donde abunda aún la luz solar, zona eufótica, hasta los 200 metros, y zona disfótica, en esta última se han hallado algas que realizan fotosíntesis, sin tener o apenas teniendo rayos de luz para su alimentación.

Zona afótica, que abarca aquellos ecosistemas que ya no dependen de la luz, sino otros factores como presión, temperatura, y se dividen en batial que va de 200 a 4000 metros, abisal de 4000 a 6000 metros, y hadal de 6000 hasta el lecho marino.

Según la proximidad de la costa también se generan diversos ecosistemas, pues la diversidad y diferenciación de estos se ve bastante marcada por este factor: Zona nerítica o costera comprende esa parte que aún pertenece a la plataforma continental. La zona oceánica o marina comprende zonas que no tienen interacción directa con el continente, aun cuando aves acuáticas y algunos mamíferos terrestres pueden llegar a adentrarse a este nivel.

La zona litoral llega hasta el último punto de lo que, políticamente, se llama plataforma continental, la cual puede promediarse en cada contienen desde la playa hasta el primero punto en dirección al océano, que alcance los 200 metros de profundidad. Esta zona incluye enormes ecosistemas acuáticos conocidos, entre los más famosos está la gran barrera de coral ubicada en Australia, cuya biodiversidad es sumamente rica.