Sin categoría

Los ecosistemas son comunidades de plantas, animales y microrganismos que se interactúan entre sí en una misma zona. Los ecosistemas son fundamentales para la vida, son los encargados conservar y mantener la diversidad de las especies, además son delicados. Cualquier irrupción en el sistema afecta su funcionamiento.

Es fascinante la cantidad de interacciones que se dan dentro de los ecosistemas. Resulta increíble la existencia de comunidades que hacen de la vida un sistema complejo que permite mantener el planeta con todas sus virtudes y a pesar de todos los daños que los seres humanos le hemos hecho.

Los ecosistemas marinos son mucho más diversos que los ecosistemas de agua dulce. Las vidas precisamente provienen de la evolución y desarrollo de los océanos, es mucho más rico que el sistema terrestre y de agua dulce.

Ecosistemas Acuáticos Marinos

Los Ecosistemas Acuáticos Marinos son los más antiguos y estables. De hecho, de ellos es que proviene el origen de la vida. La estabilidad de sus aguas está basada en la poca variabilidad de la temperatura de las aguas oceánicas lo que permite el desarrollo de ecosistemas durante todo el año, por lo que es muy rico en términos de diversidad.

Resulta importante mencionar, que el planeta está compuesto en un 80 % de agua salada, por lo que los ecosistemas marinos son los que han permitido el desarrollo de la vida, tal como la conocemos en nuestros días. En estos ecosistemas la diversidad es asombrosa, se encuentran animales enormes como las ballenas hasta las medusas que son luminosas.

Esta biodiversidad es la garante de la vida en el planeta, sin ella la vida de los humanos corre peligro.

¿Cómo reconocer fácilmente un ecosistema marino?

  • La salinidad es alta, algunos estudios reportan que es de 35 gramos por litro de agua. Esta concentración no fluctúa, se mantiene constante.

  • Las corrientes determinan el ecosistema. El movimiento del agua es fundamental a la hora de definir un ecosistema marino.
  • La temperatura del agua varía según la zona, puede ser de 31 hasta -2 ºC, sin embargo, una vez en la zona específica no hay muchas variaciones de temperatura. Lo que permite, el desarrollo de ecosistemas ricos en vida.

Principales ecosistemas acuáticos marinos – agua salada

  • Ecosistemas en los acantilados. los organismos vivos se sitúan pegados a las rocas por lo que la corriente lleva y trae nutrientes.
  • Ecosistemas en las playas. Se caracteriza por que se encuentren organismos filtradores como las almejas y moluscos. Puede encontrarse presencia de posidonia.
  • Ecosistemas en alta mar. Es la zona que cuenta con la mayor diversidad de especies, de distintos tipos y tamaños. Es denominada zona fótica.

  • Ecosistemas en los arrecifes de coral. Se encuentran en el trópico, tienen poca profundidad y se caracteriza por su sensibilidad y gran biodiversidad. Este ecosistema es muy lindo, de hecho, ha sido dañado por las constantes visitas exploratorias que no reconocían la sensibilidad de dicho ecosistema.
  • Ecosistemas de la llanura abisal. Este ecosistema continúa siendo un enigma, forma parte de las zonas del planeta que no ha sido descubierta. No llega la luz solar, por lo que todos los seres vivos que desarrollan en esta zona se encuentran siempre en la oscuridad. Algunos animales desarrollan luminosidad.

Zonas de ecosistemas acuáticos marinos según la profundidad.

Las tipificaciones en los ecosistemas acuáticos marinos son diversos, sin embargo, hay sistemas de clasificación básico, tal como lo es la tipología de las zonas según la profundidad.

  • Zona epipelágica: de los 0 a los 50/200 metros.
  • Zona mesopelágica: de los 50/200 a los 600 metros.
  • Zona batipelágica: de los 600 a los 3000 metros.
  • Zona abisopelágica: de los 3000 a los 6000 metros.
  • Zona hadalpelágica: desde los 6000 metros

Problema que presentan los océanos

Ningún sistema es perfecto, sea por su funcionamiento intrínseco en el sistema o la perturbación del mismo. A continuación, te mostramos algunos inconvenientes que presentan los océanos.

  • Grande distancias entre la superficie y los sedimentos de las aguas profundas.
  • Dificultades para mantener una cadena trófica de muchos eslabones.
  • Ha sido poco explorado en las profundidades.

  • Han sido contaminados por la actividad humana, tanto de depósito de desechos, alto tráfico de barcos, pesca industrial o extracción de petróleo. La destrucción por la mano del hombre ha sido despiadada y continua son rapidez.

10 recomendaciones para conservar los ecosistemas marinos

Los seres humanos hemos sido ignorantes para la conservación de los ecosistemas, no podemos continuar con esta actitud. Es posible con estas simples recomendaciones proteger a los ecosistemas marinos.

  1. Trata de no consumir productos con recipientes desechables de plástico, todos pararán directo al océano.
  2. Cuando vayas a la playa no dejes residuos, de hecho, te recomendamos: si encuentras basuras, tráela a un lugar adecuado.
  3. No consumir productos que involucren la pesca de arrastre.
  4. Si deseas bucear, recuerda que los productos como el bloqueador solar contaminan el sensible ecosistema marino.
  5. Entre más informado estés, más sabrás como cuidar los ecosistemas marinos. Además siempre es una buena estrategia intercambiar y compartir la información sobre un tema.
  6. Trata de no consumir pescado enlatado. Además de ser recomendable para la salud, no estimulas la pesca industrial a través del cambio de hábitos de consumo.
  7. Aplicación de normativas internaciones para la sanción política y económicas de las industrias que contaminen los océanos.
  8. Participa o crea organizaciones de voluntarios para la protección de la vida marina. Tal como es el caso de las tortugas. No solo protegerás los ecosistemas marinos, sino que te brindará una experiencia de vida inigualable.
  9. No toques o pesques un animal pro diversión. Son seres vivos que forman parte de un ecosistema, tómalo en cuenta cuando desees tocar una estrella de mar. Las estrellas de mar no se deben tocar o sacar a la superficie, mueren.
  10. Siempre ten presente, toda actividad humana tiene un impacto. Cada vez que vayas a ecosistemas marinos trata de perturbarlo lo menos posible. Disfrútalo, obsérvalo pero no lo maltrates.