Sin categoría

En el mundo de la biología se hace referencia a gran variedad de conceptos que ayudan a comprender el cómo funciona la vida en general. Por ello es importante conocer al menos los conceptos básicos, los cuales nos ayudarán a responder diferentes incógnitas que puedan surgir sobre este campo durante el día a día.

Ahora bien, cuando llega la hora de tratar el tema relacionado con los ecosistemas, podemos descubrir diferentes definiciones que nos ayuda a conocer cada característica que le conforman y que significa cada una de ellas. Gracias a esto se puede entender que cada ecosistema está compuesto por 2 grandes partes. La biocenosis y el biotopo.

¿Qué es la Biocenosis?

Se puede comprender como biocenosis al conjunto de organismos vivos, tanto del tipo animal como del tipo vegetal, que viven en perfecto equilibrio entre sí en un determinado espacio geográfico. Logrando así, poder subsistir e incluso reproducirse de manera óptima y sin grandes dificultades. Esto nos permite ayudar a diferenciarle del biotopo, el cual es conformado por los distintos factores ambientales y físicos que se hacen presenten en dicho espacio geográfico.

 

Así se podemos comprender que, Biocenosis (Eco) y Biotopo (sistema). Y juntos establecen una zona única que permite ser el hogar de diferentes seres vivos y a su vez que estos puedan convivir los unos con los otros. Estas características en específico ayudan a delimitar la existencia de ciertas especies a dichas zonas y por esto a la hora de explorar el basto mundo, se pueden encontrar ciertas plantas o animales únicamente en lugares que cumplen con ciertas condiciones.

Factores que permiten determinar una Biocenosis

  • La abundancia: esto hace referencia al número de especies que conforman una determinada población relacionada con la cantidad total de habitantes en dicho ecosistema.
  • Diversidad: este tiene que ver con el número de poblaciones que se pueden encontrar viviendo en él ecosistema.
  • Dominancia: indica la importancia que tiene una determinada especie con respecto al resto de poblaciones que se encuentran en dicha zona. Puede ser por la cantidad de integrantes que conformen esta especie o al tamaño de estos.

Componentes de una biocenosis y como se divide

Principalmente la biocenosis está conformada por 3 componentes fundamentales. La fitocenosi, que hace referencia a la flora en general. La zoocenosi, que como su nombre puede dar una idea, representa la fauna total. Y por último, la microbiocenosi, que son los microorganismos que se hacen presentes en dicha zona.

Luego de entender cuáles son estos componentes, se pueden dividir de diferentes formas que ayudan a comprender mejor su comportamiento dentro del ecosistema. Las formas para dividirlos son según la cantidad de individuos que son parte de una especia y son las siguientes:

  • Individuo: se refiere a cada uno de los seres vivos que se pueden encontrar.
  • Especie: habla de un conjunto de individuos que tienen características similares y que pueden convivir y reproducirse entre sí.
  • Población: son todos los individuos de una sola especie que se pueden encontrar en un área determinada.
  • Comunidad: esta está conformada por varias especies que conviven en un mismo lugar.

Uno de los factores más importantes que permiten la regulación de ciertas comunidades y la ubicación de diferentes especies es el clima, esto es cuando se hace referencia a un factor de gran escala. Por lo que, es más difícil encontrar que otros factores más reducidos afectan esta regulación, por lo que para estos casos se llevan a cabo diversos estudios en la zona que se desea conocer.

Por otro lado, también existen una serie de factores que, limitan la distribución de una o varias comunidades diferentes a otras zonas dentro de un determinado ecosistema. Este tipo de barrera se puede dividir de 3 formas, las cuales son:

Barrera climática

Esto hace referencia a las temperaturas, ya sean muy bajas o muy altas, que impiden que ciertas especies puedan trasladarse a otros lugares. Otro factor a tener en cuenta es la humedad que se encuentra en el aire. Por esto es que es casi imposible encontrar un oso polar en una jungla y por supuesto, difícil encontrar un león en el ártico.

Barrera física

La forma más clara de darnos cuenta de esta barrera, es la tierra para todas aquellas especies acuáticas y a su vez, la nula posibilidad de supervivencia de una especie terrestre a la hora de intentar vivir en el agua. También puede ser por el tipo de alimento que requiera, es el caso de que no habrá la misma cantidad de alimento en una selva que en el desierto.

Barrera biológica

Esta es un poco más difícil de reconocer. Podría hacer referencia a la aparición de distintas enfermedades que, pueden no afectar a las especies que viven en dicha zona y que incluso pueden ser portadores. Pero que sí otra especie ajena a este lugar habita esta zona podría resultar gravemente enferma o incluso llegar a morir. También podría significar una clara falta de alimento.

La mejor forma de descubrir cómo estas barreras afectan a las diferentes especies, es fijándonos en la gran variedad de biomas que existen en el planeta. Bosques, paramos, desiertos, sabanas entre otros, son un claro ejemplo del porque solo se pueden encontrar ciertos animales o plantas en una zona determinada que cumple con algunas características fundamentales para su supervivencia.

Este tipo de barreras representan así, una especie de frontera imaginaria entre los diferentes biomas que solo permite acceder a ciertas especies que son capaces de sobrevivir y adaptarse a nuevos entornos que antes no eran aprovechados por estas. En la actualidad este tipo de anomalías se pueden ver con más frecuencia de la que debería debido a los cambios climáticos que se producen en la tierra y que cambian el estilo de vida de los seres vivos.

Por esto los científicos se han puesto a investigar como el cambio climático ha provocado que diferentes especies de animales, puedan ser encontradas en lugares que algunos años atrás era impensables de divisar en dichas zonas y cuáles pueden ser las causas de estas anomalías.