Sin categoría

El biotopo, etimológicamente significa “lugar de vida”, por lo que lo podemos definir como aquel elemento del ecosistema donde los seres vivientes permanecen y se desarrollan para poder vivir y perdurar. Ciertamente, éste lo compone diversos elementos que son fundamentales para que cada uno de estos organismos puedan subsistir.

Pero este “lugar de vida” conviven los seres vivos como aquellos elementos que no están vivos, los cuales interactúan entre sí. Estos seres o elementos tienen una clasificación dentro de este ecosistema.

En el presente artículo les presentaremos el biotopo abiótico, el cual se caracteriza por estudiar aquellos componentes del ecosistema que no tienen vida y son de vital importancia para que los seres vivientes logren subsistir.

Biotopo, Factor abiótico

Dentro del biotopo que conforma aquellos elementos no vivos de un ecosistema, se encuentran determinados factores que logran conformar esta parte tan importante del medio por el cual puede sobrevivir los seres vivientes. Ciertamente, estos son los factores abióticos, cuya palabra significa “sin vida”.

Los factores abióticos son aquellos elementos a nivel químico o físico por el cual determinado organismo puede sobrevivir en un determinado biotopo. Un claro ejemplo de los factores abióticos son la humedad, la temperatura, la luz, entre otros.

Los principales factores abióticos de los ecosistemas

Dependiendo del lugar o ecosistema donde se mantengan los seres vivientes, influenciarán diversos factores bióticos. De hecho, aquí influye el tipo de biotopo, el cual determinará que factores abióticos se pueden conseguir.

Entre los principales factores que pueden determinar qué tipo de organismos se desarrollarán en un ecosistema determinado, bien sea terrestre, acuático o mixto, se encuentran los siguientes:

El agua

Si bien los seres vivientes necesitan del agua, dependiendo del ecosistema en que se encuentren ésta se presentará en mayor o menor cantidad. Ciertamente, no podemos expresarnos de un ambiente terrestre a uno acuático, ya que la relación que tienen los individuos de estos ecosistemas son totalmente distintos.

Por ejemplo, un perro no podrá subsistir en un ambiente totalmente acuático, mientras que un pez no solo podrá sobrevivir, sino que es necesario para toda su vida.

Salinidad del agua

No solo es determinante la cantidad de agua de un ecosistema, sino también la salinidad que tenga esta. Ya que dependiendo de que esta agua sea dulce o salada, podrán vivir determinadas especies de individuos. Un claro ejemplo nos tenemos con los delfines, éstos pueden vivir en el mar donde el agua es salada, pero no pueden vivir en un río o lago donde esta agua es dulce.

La presión

En el caso del ecosistema acuático, la presión influye con forme a la profundidad que se encuentre el ser viviente dentro del mar, lago, río o cualquier otro sistema fluvial.

La luz

La luz emitida por la energía solar, permitirá que determinados seres vivientes logren hacer sus procesos químicos a los fines de poder sobrevivir en el ecosistema en que se encuentre. Por ejemplo, las plantas necesitan de la luz solar para poder realizar el proceso de fotosíntesis, el cual es vital para la absorción de anhídrido carbónico y expulsión oxígeno, la cual es aprovechada por otros organismos.

La altitud

Al igual que la profundidad del mar determina que individuos pueden subsistir, de pendiendo de la altitud que se encuentre los seres vivientes en una determinada posición geográfica, será la garantía de poder sobrevivir. De hecho, nunca será igual la altitud de una montaña que tenga 4000 metros de altura a un llano o estar al nivel del mar.

La temperatura

La temperatura puede ser la clave para que se dé tipo de reacción bioquímica en un organismo y, gracias a ello, un ser viviente pueda seguir viviendo sin inconvenientes. Un claro ejemplo, es como ciertas plantas se ven afectadas por el verano o el invierno y, por ello, pueden producir frutos en una determinada temporada.

La humedad

Al igual que en la temperatura, la humedad es un factor abiótico importante para que determinados seres vivientes puedan seguir subsistiendo. Por ejemplo, ciertas plantas sólo pueden vivir en determinadas zonas que tienen una alta concentración de humedad.

El pH

El pH es una medida o grado que determina si un medio es ácido, alcalino o neutro dependiendo de su grado de concentración de hidrógeno. De acuerdo con del tipo de pH, se podrá sustentar una determinada especie de vida, aunque la mayoría de los seres vivientes tienen y se manejan con un pH neutro, cuyo valor ronda entre 6 y 6,5.

El oxígeno y el dióxido de carbono

Tanto el oxígeno y como el dióxido de carbono se puede conseguir en la atmósfera o disuelto en un ambiente netamente acuático. Por lo tanto, dependiendo donde se encuentre el ser viviente, este podrá utilizar estos elementos a los fines de poder respirar y realizar sus procesos químicos correspondientes.

Por ejemplo, no es igual el oxígeno que recoge una planta en un ecosistema terrestre a como lo hace un alga que se encuentra en un ambiente totalmente acuático.

Influencia de los factores abióticos en el ecosistema

Los factores abióticos tienen una gran importancia, ya que dependiendo del ecosistema donde se presenten, éstos se encuentran en mayor o menor medida. De esta forma, determinará cuáles son los organismos que sobrevivirán en un determinado ecosistema.

Para que te puedas dar una idea, aquí mencionaremos algunos factores abióticos y como éstos influyen en determinados ambientes:

  • La temperatura en un determinado ecosistema ayudará a que ciertos animales puedan regular su temperatura corporal, debido a que por sí mismo no pueden controlarla, tal es el caso de los réptiles.
  • El agua es el factor abiótico más importante en todos los tipos de ecosistemas. Ciertamente, ningún ser viviente de este planeta no puede subsistir sin este vital líquido.
  • La luz generada por el sol es muy importante para ella subsistencia de diversas especies de seres vivientes. Principalmente, la necesitan las plantas para poder realizar la fotosíntesis y, gracias a este proceso, las plantas logran absorbe el dióxido de carbono de la atmósfera y expulsión oxígeno. Ciertamente, este último es muy importante para otros organismos que respiran este elemento y pueden lograr sobrevivir en su ecosistema.